Descripción del proyecto

El pasado diciembre nos enfrentamos a uno de los trabajos más difíciles. Las cocinas profesionales siempre son un reto, es cierto, pero lo son más si como en este caso, el descuido se hace patente más que de sobra.

Se trata de un local que tras su cierre, fue alquilado por unos nuevos arrendatarios, que se encontraron la cocina en unas condiciones pésimas, como ya habían trabajado con nosotros anteriormente, decidieron encargarnos este trabajo, que, como veréis en las galerías de fotos, no era tarea fácil.

En el caso de las cocinas industriales, la cantidad de grasa acumulada si no se realiza un mantenimiento y limpieza periódico puede complicar mucho las tareas de limpieza, además de que debido a la naturaleza del mobiliario, hay muchas zonas que resultan difíciles de limpiar en el día a día, por lo que hay que ser especialmente cuidadoso.

Además de este tipo de problemas, hay que tener en cuenta que la gama de productos tiene que ser profesional, dado que hay que cumplir tanto con la normativa vigente en materia de higiene y sanidad, sin olvidar que muchas superficies como el acero inoxidable, muy común en este tipo de cocinas, no se puede limpiar con cualquier producto.

Por último, tras la retirada de todos los residuos y restos, procedimos a una última limpieza de mantenimiento, una desinfección y dimos paso a la desinsectación del local.

Tras unos días de entrega, los chicos de MRL consiguieron los resultados que podéis ver en estas fotografías:

Después